Boletín de noticias

Si estas interesado en estar a la ultima sobre todo lo relacionado con las grandes rapaces apúntate!

C.I.G.R.E.

FUNDACIÓN AQUILA

GREFA

SEO/BIRDLIFE

Todo sobre los azores

CITES

Nuevo libro:

El Río de la Vida

CARGANDO, ESPERE POR FAVOR

Enfermedades

Este apartado es para tener una información básica sobre las enfermedades de las rapaces. Si tienes sospechas de que tu ave puede estar enferma, no dudes en llevarla a un veterinario especializado.

 

 

Aspergiliosis

Enfermedad producida por Aspergillus fumigatus principalmente, aunque podemos también encontrarnos con A. Flavus, A. Glaucus, A. Oryzae, A. Niger y A.nidulans. Hongo productor de micosis sistémicas afectando principalmente las vias respiratorias bajas (pulmón y sacos aéreos).

Si la infección se produce con un alto número de esporas, la enfermedad puede ser aguda produciendo una enfermedad sistémica con disnea, diarrea, anorexia y muerte repentina en menos de una semana. La forma crónica es la más habitual afectando con baja tasas de esporas a aves excesivamente inmunodeprimidas por mala alimentación,(quizás una hipovitaminosis A, reduciendo las defensas naturales de las estructuras respiratorias con su epitelio escamoso estratificado alterado), sometidas a vuelo, importación reciente, individuos jóvenes, corticoterapia o antibioterapia prolongada.

El lugar primario de asentamiento de las esporas son la siringe y los sacos aéreos torácicos caudales y abdominales con posterior migración hacia pulmones, tras lo cual suelen aparecer los primeros síntomas, que se resumen en abatimiento, pérdida de peso, anorexia, vómitos, polidipsia y poliuria además de biliberdinuria y ocasionalmente signos del SNC como torticolis y posterior paresia y gran dificultad en la respiración en los últimos estadios de la enfermedad.

La lesión más común son los aspergiliomas, masas granulomatosas que pueden o no venir recubiertas con masas miceliares.

Los parámetros clínicos más habituales suelen ser una profunda alteración del hemograma con gran elevación de las Beta y Gamma globulinas, anemia no regenerativa, hiperproteinemia, marcada leucocitosis con heterofilia y monocitosis además de linfopenia.

El diagnóstico es complicado puesto que la única forma fiable es la toma directa de muestras de las zonas afectadas. Para ello hay que tener en cuenta que estamos hablando de aves comprometidas a las cuales hay que someter a una anestesia. La radiología puede ayudar puesto que los aspergiliomas son radiodensos, la endoscopia, con el mismo impedimento que el cultivo de zonas afectadas o biopsia y por último la serología, pudiéndose realizar técnicas ELISA o fijación del complemento.

 continuación se exponen los tratamientos más utilizados frente a Aspergillum.

Amfotericina B: IV o en los sacos aéreos afectados, dos veces al día durante 5 d.
Ketoconazol: Oral, tres veces al día durante 10 días.
5- Fluocitosina: Oral, tres veces al día durante 20 a 30 días.
Kapracidina A: Oral, tres veces al día durante 5 días.

Como enfermedades fúngicas de tipo sistémico también se describe la Criptococosis (Criptococus neoformans), o la Histoplasmosis (Histoplasma spp.).

Candidiasis

Producida por Candida albicans, organismo que habita en el tracto digestivo del animal, especialmente en el tracto superior de forma habitual. Se trata de un hongo oportunista que habita en el medio también de forma habitual y crece rápidamente en heces o en cualquier acumulo de detritos orgánicos. También se trata de una enfermedad oportunista que se instaura en animales inmunocomprometidos, jóvenes o viejos o tratados con antibioterapia, la cual reduce enseguida la flora bacteriana saprófita del buche a favor de la Cándida, con la consiguiente infección. También se puede desarrollar en el proventrículo y ventrículo, pero en la mayoría de los casos afecta al buche, provocando inflamación, necrosis, además de anorexia y vómitos e impactación de buche.

Muchas veces aparecen placas de necrosis blanco-amarillento en la boca o en el buche y puede afectar a otras zonas además del aparato digestivo, como es la piel (reacción inflamatoria con hiperqueratosis), cloaca o bien aparato respiratorio.

El tratamiento con Nistatina (100.000 Uds/Kg.), suele ser suficiente, aunque podremos utilizar cualquiera de los antifúngicos recomendados para la aspergiliosis o cualquier antifúngico del grupo de los azoles. La Nistatina no se absorbe a nivel intestinal y es muy bien aceptada por las aves, por lo que suele ser el antifúngico de elección. La duración del tratamiento es de entre una y dos semanas.

Candida ablicans tinción Giemsa
Candida ablicans tinción Giemsa

Dermatofitosis

Enfermedad fúngica más esporádica que las dos anteriores. Producida por Microsporum gailinae, M. Gypseum, Trichophyton mentagrophytes, T. Megnini, y T. Verrucosum, hongos padecibles por la especie humana.

Es una infección más frecuente de aves jóvenes y las lesiones se limitan a la piel y a los folículos de crecimiento de la pluma. Puede producir escaras especialmente en piel de la cabeza y cuello, así como caída de la pluma cuando afecta a los folículos de crecimiento.

La transmisión es por contacto directo y suele controlarse fácilmente, aunque puede también progresar a un estado crónico de La enfermedad.

El tratamiento podrá ser local o sistémico. Los baños con productos de miconazol son efectivos, aunque también se puede utilizar la griseofulvina por vía oral.

Lesión en Halcón peregrino (falco peregrinus)
Lesión en Halcón peregrino (falco peregrinus)

¿Que són las enfermedades bacterianas?

Existe una gran cantidad de bacterias que constituyen flora habitual del organismo del animal, hecho que debe ser tenido en cuenta a la hora de la interpretación de resultados tras un cultivo.

Se produce un continuo equilibrio entre el animal, el medio y la bacteria. La flora bacteriana normal también puede transformarse en patógena desde el momento en que se produzca un desajuste del equilibrio del sistema inmunitario del animal. Factores como los cortos periodos de aclimatación, viajes o traslados, animales en vuelo, uso de antibióticos, (las aves son relativamente sensibles al uso de antibióticos), infecciones víricas, así como el estrés en general.

En este sentido hay que tener mucho cuidado con los “apretones” en aquellas aves sometidas a entrenamiento. Hay que vigilar la alimentación de manera continuada para que sea lo más completa posible, e intentar la variedad en la medida de lo posible, ya que se trata de animales que siempre están por debajo de su peso. Este es un factor importante en las bajadas de defensas inoportunas que pueden y suelen acabar con el ave rápidamente.

Las bacterias patógenas más comunes son Enterobacteriaceae (serratia, proteus, enterobacter, shigella), E. Colli, Salmonella, citrobacter, Klebsiella, Yersinia, pseudomonas, aeromonas, campylobacter, vibrio, pasteurella, actinobacilus, haemophilus, como Gram (-), o bien Staphylococus, streptococus, mycobacterium, erysipelotrix, listeria, clostridium como Gram (+), que por su afinidad a diferentes órganos diana podríamos trazar la siguiente tabla:

Enteritis Colibacilar

a.- Colisepticemia: Pico agudo de letargia, anorexia, plumaje abierto, diarrea y poliuria. Rara vez se producen signos del SNC. Sin embargo, con más frecuencia se producen signos oculares que incluyen exudación de fibrina en la cámara anterior del ojo o uveitis.

b.- Enteritis localizada: Resultante de una producción de exotoxinas que induce un aumento en la secreción de fluidos intestinales con la consiguiente pérdida de electrolitos y caquexia.

Matriz fibrosa que ocupaba luz intestinal en Buitre leonado (Gyps fulvus)
Matriz fibrosa que ocupaba luz intestinal en Buitre leonado (Gyps fulvus)

c.- Coligranulomatosis: Rara en aves rapaces. Especialmente frecuentes en las cepas 08, 09 y 16.

Granulomas en hígado
Granulomas en hígado

d.- Rinitis primaria: Suele ser una secuela de infecciones en cualquier otro lugar. Se producen lesiones en peritoneo causando una poliserositis fibrinosa.

El tratamiento de las infecciones por E. Colli requiere, además de antibioterapia especifica (Enrofloxacina, cefalosporinas, etc), una estabilización del Ph con lactobacilus de al menos tres o cuatro semanas o también lactulosa. Además papilla de bario como protectora de mucosa en las enteritis ulcerativas y algún protector hepático.

2) Otras infecciones bacterianas

Foto 1:Dermatitis en patagio por quemadura por cloro. Foto 2: fístula lumbar en Aguila Rapaz (Aquila rapax); Foto 3: Izquierda: Placa de osteomielitis en cúbito- metacarpo de Aguila Calva (Haliaetus leucocephalus). Foto 4: Secuestro en hombro de Halcón sacre (falco cherrug).

Enfermedades Viricas

Existen cerca de 8700 virus diferentes en aves, siendo difícil el diagnóstico de la mayoría de ellos. Lo ideal seria cultivos primarios de fibroblastos, riñón o hígado recogidos del mismo animal afectado, aunque esto resulta prácticamente muy complicado. Se utiliza por esta razón células de pollos , patos y gansos, aunque ello supone que se necesitarían de varios pases para la adaptación a Las células, por lo que podríamos estar hablando de semanas e incluso meses. El embrión de pollo también es utilizado aunque debe estar libre de virus o de antígenos víricos para permitir el crecimiento del virus que se intenta aislar.

1) Viruela. (Avipoxvirus)

Virus DNA que induce la producción de cuerpos de inclusión intracitoplasmáticos y lipofílicos llamados cuerpos de Bollinger (patognomónicos). Pueden ser localizados en células epiteliales afectadas de la piel, tracto respiratorio y cavidad oral.

La transmisión se produce en aves con infección latente y mosquitos. Las rapaces más jóvenes son las mas susceptibles de sufrir la enfermedad. Un mosquito que pica a una ave infectada puede tener el virus en sus glándulas salivares entre dos a ocho semanas. El contacto directo se realiza mediante heridas abiertas.

La mayoría de los avipoxvirus estimulan La síntesis de DNA en Las células epiteliales del hospedador produciendo una hiperplasia del epitelio afectado. Las heridas provocadas por los mosquitos permiten la entrada de virus provocando una lesión en la herida de entrada. Posteriormente, puede producirse una viremia con la consecuente distribución a los órganos diana, debiendo producirse un ciclo doble anteriormente. Uno es la replicación (sólo cepas patógenas) y la viremia.

Existe un avipoxvirus de rapaces (falconpox), afectando principalmente a halcón peregrino (falco peregrinus), halcón sacre (falco cherrug), Aguila calva (Haliaetus leucocephalus), Aguila real (Aquila chrysaetus), Ratonero de cola roja (Buteo jamaicensis), y Ratonero de Harris (Parabuteo unicinctus), todos ellos aves muy recurridas en la cetrería. Se producen reacciones cruzadas con poxvirus de palomas y pavos.

1. Forma cutánea o forma “seca”. Es la forma más común en aves rapaces. Se caracteriza por lesiones papulares, principalmente en zonas sin pluma, alrededor de ojos, pico, marinas y zona distal del metatarso. En halcones principalmente en dedos. Las lesiones evolucionan desde un color amarillento a marrón obscuro, se desarrollan hacia vesículas que abren espontáneamente, se secan y forman costras. La descamación es espontanea y puede tardar semanas. Se suelen producir infecciones secundarias por hongos o bacterias.

La cura de esta forma de viruela suele ser espontanea, por lo que la gravedad de la enfermedad no es importante. Sin embargo, la importancia radica en el alto grado de contagio, además de ser un claro indicativo de una inmunosupresión provocada quizás por mal manejo o higiene. Se recomienda el aporte de vitamina A, así como antibioterapia no prolongada para prevención de infecciones secundarias.

2. Forma difteroide o forma “húmeda". Se ubican en mucosa de la lengua, faringe y laringe, y más raramente en bronquios, esófago o buche. Causan lesiones fibrinosas color grisáceas o marrones y de aspecto caseoso. Rara en Rapaces.

3. Forma septicémica. Proceso agudo con plumas erizadas, somnolencia, cianosis y anorexia. Mortalidad muy alta (70-99 % ) en Los siguientes tres días de comenzar a desarrollarse los signos clínicos. Rara en rapaces.

2) Herpesvirus

Virus de doble cadena de DNA La replicación ocurre en el núcleo. Primariamente se instalan en el tejido linfático, o también las células B o T, células epiteliales (piel, mucosa, hepatocitos) y células nerviosas. Producen infecciones persistentes de incluso años con periodos de eliminación, de tal forma que aves infectadas pueden permanecer años sin demostrar ningún tipo de síntomas. La enfermedad puede expresarse con enfermedades concomitantes, factores ambientales de estrés o cambios hormonales. La eliminación de viriones puede realizarse vía heces, descarga nasal o piel de descamación.

Sólo la Beta-herpesvirinae afecta a rapaces, distinguiéndose tres tipos de cepas, afectando a diferentes especies. La del genero strigiforme, la del Aguila Calva y la de falcónidas.

La vía de transmisión no ha sido del todo estudiada, aunque La vía digestiva y la respiratoria podrían ser los puntos primarios de entrada del virus.

Tiene afinidad por las células reticuloendoteliales y hepatocitos. Se sugiere que la ingestión de presas infectadas puede ser la principal vía de transmisión, sin que haya evidencia de la transmisión por inhalación.

La enfermedad aguda cursa con severa depresión, cansancio y anorexia con una mortalidad de casi el 100 % . En La necropsia se detectan focos necróticos en hígado, bazo, médula ósea y folículos linfoides del intestino. Por otro lado, la histopatología muestra degeneración y necrosis focal o diseminada en hígado, páncreas, pulmón, riñón y cerebro. Las glándulas adrenales, tiroides y paratiroides, así como el ovario, testículos y timo pueden también aparecer afectados. Las lesiones inflamatorias son más bien raras, puesto que la naturaleza aguda de La enfermedad impiden que aparezcan.

OHV (herpesvirus de búho)

Este virus se distribuye a lo largo de Europa, Asia y Estados Unidos. En contraste con otros herpesviridae, OHV afecta a células epiteliales y mesenquimatosas. El virus es excretado desde la cavidad oral y orina. Se han detectado antígenos de herpesvirus en el epitelio de los folículos de la pluma. El periodo de incubación de OHV es mas prolongado en comparación con otros herpesvirus (7 a 10 días).

Los signos clínicos incluyen depresión, anorexia y cansancio. Raras veces aparecen nódulos amarillentos en La mucosa faringea. Estas lesiones pueden ser secundarias por infección de Trichomonas. En cautividad, la mortalidad roza también el 100 % . La necropsia revela también focos necróticos en hígado, bazo y médula ósea, además de enteritis hemorrágica y difteroide, siendo esta última más frecuente. Además, esofagitis, proventriculitis y laringitis, aunque con menos frecuencia. Los cuerpos de inclusión son raros en animales salvajes. La amiloidosis ha sido descritas en casos crónicos.



 

Viruela seca en individuo joven de Halcón peregrino (falco peregrinus)
Viruela seca en individuo joven de Halcón peregrino (falco peregrinus)
Lesión en la zona párpado superior de Buitre encapuchado (Necrosyrtes monachus)
Lesión en la zona párpado superior de Buitre encapuchado (Necrosyrtes monachus)
Lesiones en garras de Buitre encapuchado (Necrosyrtes monachus)
Lesiones en garras de Buitre encapuchado (Necrosyrtes monachus)
La cura de esta forma de viruela suele ser espontanea, por lo que la gravedad de la enfermedad no es importante. Sin embargo, la importancia radica en el alto grado de contagio, además de ser un claro indicativo de una inmunosupresión provocada quizás por mal manejo o higiene. Se recomienda el aporte de vitamina A, así como antibioterapia no prolongada para prevención de infecciones secundarias.

2. Forma difteroide o forma “húmeda". Se ubican en mucosa de la lengua, faringe y laringe, y más raramente en bronquios, esófago o buche. Causan lesiones fibrinosas color grisáceas o marrones y de aspecto caseoso. Rara en Rapaces.

3. Forma septicémica. Proceso agudo con plumas erizadas, somnolencia, cianosis y anorexia. Mortalidad muy alta (70-99 % ) en Los siguientes tres días de comenzar a desarrollarse los signos clínicos. Rara en rapaces.

2) Herpesvirus

Virus de doble cadena de DNA La replicación ocurre en el núcleo. Primariamente se instalan en el tejido linfático, o también las células B o T, células epiteliales (piel, mucosa, hepatocitos) y células nerviosas. Producen infecciones persistentes de incluso años con periodos de eliminación, de tal forma que aves infectadas pueden permanecer años sin demostrar ningún tipo de síntomas. La enfermedad puede expresarse con enfermedades concomitantes, factores ambientales de estrés o cambios hormonales. La eliminación de viriones puede realizarse vía heces, descarga nasal o piel de descamación.

Sólo la Beta-herpesvirinae afecta a rapaces, distinguiéndose tres tipos de cepas, afectando a diferentes especies. La del genero strigiforme, la del Aguila Calva y la de falcónidas.

La vía de transmisión no ha sido del todo estudiada, aunque La vía digestiva y la respiratoria podrían ser los puntos primarios de entrada del virus.

Tiene afinidad por las células reticuloendoteliales y hepatocitos. Se sugiere que la ingestión de presas infectadas puede ser la principal vía de transmisión, sin que haya evidencia de la transmisión por inhalación.

La enfermedad aguda cursa con severa depresión, cansancio y anorexia con una mortalidad de casi el 100 % . En La necropsia se detectan focos necróticos en hígado, bazo, médula ósea y folículos linfoides del intestino. Por otro lado, la histopatología muestra degeneración y necrosis focal o diseminada en hígado, páncreas, pulmón, riñón y cerebro. Las glándulas adrenales, tiroides y paratiroides, así como el ovario, testículos y timo pueden también aparecer afectados. Las lesiones inflamatorias son más bien raras, puesto que la naturaleza aguda de La enfermedad impiden que aparezcan.

OHV (herpesvirus de búho)

Este virus se distribuye a lo largo de Europa, Asia y Estados Unidos. En contraste con otros herpesviridae, OHV afecta a células epiteliales y mesenquimatosas. El virus es excretado desde la cavidad oral y orina. Se han detectado antígenos de herpesvirus en el epitelio de los folículos de la pluma. El periodo de incubación de OHV es mas prolongado en comparación con otros herpesvirus (7 a 10 días).

Los signos clínicos incluyen depresión, anorexia y cansancio. Raras veces aparecen nódulos amarillentos en La mucosa faringea. Estas lesiones pueden ser secundarias por infección de Trichomonas. En cautividad, la mortalidad roza también el 100 % . La necropsia revela también focos necróticos en hígado, bazo y médula ósea, además de enteritis hemorrágica y difteroide, siendo esta última más frecuente. Además, esofagitis, proventriculitis y laringitis, aunque con menos frecuencia. Los cuerpos de inclusión son raros en animales salvajes. La amiloidosis ha sido descritas en casos crónicos.

Enfermedades Parasitarias

1) Protozoos

Se incluye Plasmodium, Haemoproteus, Leucocitozoon, Eimeria, Isospora, Sarcocistis y toxoplasma..

Flagelados gastrointestinales: Trichomonas, Hexamita y Giardia.

Las Trichomonas no requieren un hospedador intermediario o vector y son transmitidas a través del contacto directo o por ingestión de agua o alimento contaminado. Importante esta última vía en halcones que consumen palomas de palomares “desconocidos”. No existe una forma quística resistente y solo el trofozoito móvil ha sido descrito.

Las cepas patógenas causan inflamación y placas blanquecinas en la mucosa gastrointestinal o necrosis con una acumulación de material caseoso que puede ocluir el esófago y la traquea. Las infecciones en pollos pueden venir relacionadas con retrasos en el crecimiento y alta mortalidad. En adultos, están caracterizadas por emaciación, disnea o vómitos.

Casos muy avanzados pueden resultar difíciles de tratar. El tratamiento con metronidazol durante cinco días será suficiente. El diagnóstico diferencial debe realizarse con Hipovitaminosis A, viruela, Candidiasis y neoplasias).

Coccidiosis

Aparecen con relativa frecuencia en nuestros halcones. Deben realizarse desparasitaciones anuales de forma preventiva (Clazuril, un solo comprimido), así como para el anterior caso. Se produce con mayor frecuencia la infección por Eimeria. Tanto Eimeria como Isospora tienen ciclos directos. La mayoría de los casos, las infecciones de coccidios son subclínicas, aunque por otro lado, siempre que se presenten diarreas deben descartarse coccidios. Su transmisión se produce por medio de la ingestión de agua o alimento contaminado.

2) Helmintos

- Trematodos: La mayoría de ellos de la familia dicrocoelidae. Las aves infectadas pueden haber consumido presas infectadas. Algunos artrópodos sirven de hospedador secundario intermediario. Algunos signos clínicos relacionados con Trematodos incluyen hepatomegalia, depresión, anorexia, pérdida de peso, diarrea, necrosis hepática y muerte.

- Cestodos: Tienen también poca importancia clínica. Los parásitos se desarrollan en el intestino. Pueden producir enfermedad en casos de infestación masiva. Requieren hospedador intermediario. Se comprueba una eosinofilia con la infestación por cestodos.

- Nematodos: Según la localización, podremos hablar de Ascaridia, Ascarops y Capilaria, si se localizan en el intestino, de Microtetrameres, Procirnea y Ascarops , si están en ventrículo y proventrículo así como en cavidades del cuerpo y sacos aéreos representados por Culimdana, pelecitus, Cardiofilaria, y cyathospira.

Nemátodos extraidos de Aguila Imperial europea (Aquila heliaca)
Nemátodos extraidos de Aguila Imperial europea (Aquila heliaca)
Nemátodo de cavidades adheridos a pared hepática
Nemátodo de cavidades adheridos a pared hepática

Los Ascaris son los más comunes encontrados en aves en general, especialmente en aquellas aves que tengan acceso a la tierra. El ciclo directo requiere entre dos a tres semanas para que la larva embrionada se forme en el huevo. Los huevos son resistentes a los desinfectantes, pero pueden ser controlados por medio de calor o vapor de agua. La larva infectada infectan la mucosa intestinal, provocando malabsorción, pérdida de peso, anorexia y diarrea. Altas cargas de parásitos pueden provocar también intosuspección. El tratamiento puede realizarse con Pamoato de pirantel, piperazina o Fenbendazol.

La Capilaria infecta el tracto intestinal con relativa facilidad, causando diarrea sanguinolentas, pérdida de peso, anorexia, vómitos y anemia. El ciclo de vida de la Capilaria es directo y su infección no supone gran problema clínico. La embrionación requiere aproximadamente dos semanas y sus huevos pueden permanecer infectantes en el entorno durante meses. Pueden ocurrir lesiones diftéricas en boca, faringe, esófago y buche cuando las Capilaria se alojen en el tracto superior.

La familia filariidea son nematodos que se alojan en cavidades del cuerpo. La forma diagnóstica es la microfilaria. Los adultos también se alojan en ojos, corazón o sacos aéreos.

3) Ectoparasitos

Nos podemos encontrar con gran cantidad de parásitos externos que pueden resultar de importancia si nos descuidamos en su diagnóstico. Los parásitos más frecuentes son los ácaros del género Knemidocoptes, cuyo ciclo se desarrolla en la piel del hospedador, donde se alimenta de queratina. Es relativamente fácil de ver en cualquier especie strigida , donde se detecta fácilmente puesto que se suelen producir lesiones en párpados superiores, coronilla y nuca, zonas, especialmente párpados muy fáciles de ver a distancia.

Las lesiones producidas son alopecia y eritrema acompañadas de un prurito no muy intenso en comparación con lo que suele provocar la sarna en otras especies. Las tomas de muestras para diagnósticos suelen dar falsos negativos debido a la dificultad de atraparlos en la zona donde hacemos raspado, por lo que se recomienda hacerlo en varias zonas diferentes de la lesión. Dos dosis de ivermectina (Ivomec ovino ) de 200 microgramos/Kg vía oral o subcutánea, (dilución 1:4 con propilen glicol, 0.1 cc /Kg. De esta dilución) será suficiente. La enfermedad aparece con más frecuencia en aves inmunodeprimidas y jóvenes.

Con menos frecuencia pueden encontrarse garrapatas o moscas hematófagas, pero si aparecen con frecuencia piojos masticadores (mallophaga) con poca importancia clínica y de fácil tratamiento (insecticidas de piretrinas al 5 % , o cualquier otro insecticida tópico como carbamatos u organofosforados).

Artículo extraido de la revista Vet Plus.